Ante cualquier problema dermatológico es importante que acudas a un profesional para tener un diagnóstico preciso y oportuno.

Acné

Es una enfermedad muy frecuente en la consulta de dermatología.  Afecta principalmente a los adolescentes y adultos jóvenes, causando gran impacto en su autoestima. Su principal causa son los cambios hormonales. Con un tratamiento  dermatológico oportuno se pueden prevenir secuelas como  las cicatrices.

Uña frágil

Hablamos de uña frágil cuando el paciente evidencia fractura fácil de sus uñas o “uñas quebradizas”. Medicamente esto se describe como una alteración en la consistencia de las uñas. Además de tener un resultado cosmético desagradable para el paciente, también puede generar una sintomatología afectando sus actividades diarias.

Alopecia

La alopecia es un término médico que se refiere a la pérdida anormal del pelo o “caída del pelo”. No solo afecta el cuero cabelludo;  puede afectar también las cejas, pestañas, vello axilar, vello púbico o  los vellos del resto del cuerpo. Esta patología dermatológica puede presentarse a cualquier edad. Hay varios tipos de alopecia; su abordaje y tratamiento puede ser diferente.

Es importante hacer una evaluación dermatológica  detenida en cada paciente para estudiar las posibles causas y determinar un diagnóstico preciso.

Dermatitis Seborreica

Es una inflamación crónica de la piel caracterizada por áreas de piel roja y descamación. Se localiza principalmente en la zona de las cejas, conductos auditivos y cuero cabelludo. A veces es descrita por los pacientes como “caspa incontrolable”. Hay factores del ambiente que claramente pueden empeorarla como el estrés, el trasnocho y el calor. Con un tratamiento dermatológico adecuado puede obtenerse control de la enfermedad.

Micosis

La micosis se refiere a las infecciones por hongos. Hay varios tipos de hongos que pueden afectar la piel, las uñas y el cuero cabelludo. Dependiendo de la localización de las lesiones será el tipo de hongo implicado y las lesiones presentadas.  La onicomicosis (es la infección de las uñas causada  por hongos); esta es la causa más común de alteraciones en las uñas, puede generar gran angustia a quien la padece. Su tratamiento puede ser difícil; por esto es importante que sea siempre guiado por un profesional de la salud idealmente por un dermatólogo.

Tumores cutáneos

Los tumores en la piel pueden ser benignos o malignos. Dentro de los tumores malignos los más comunes son  el carcinoma basocelular, el carcinoma escamocelular y el melanoma. La exposición solar está implicada en el desarrollo de estos tipos de tumores. Es de suma importancia conocer que medidas físicas de fotoprotección usar y que tipo de protector solar es el adecuado para cada persona. Siempre que se presente una lesión en la piel, de crecimiento progresivo, que sangre o que no sane fácilmente, que tenga cambios en su color o que tengan bordes irregulares debe consultarse al dermatólogo para tener un diagnóstico claro y oportuno.

Vitíligo

El vitíligo ocurre cuando las células productoras de pigmentos mueren o dejan de funcionar.

Se caracteriza por una pérdida del color (pigmento) en determinadas zonas de la piel. El resultado son parches blancos y desiguales pero se sienten como piel normal. La pérdida del color de la piel puede afectar cualquier parte del cuerpo. Es más notable en las personas con piel más oscura.

El tratamiento puede mejorar la apariencia de la piel, la cura completa de la enfermedad es difícil; es importante acudir al dermatólogo porque depende de la extensión de las lesiones será el tratamiento ideal para cada paciente.

Melasma

El melasma, también llamado cloasma, consiste en una pigmentación oscura de la piel que afecta principalmente a las mujeres entre los 30 y 40 años, apenas el 10% de los pacientes con esta enfermedad son hombres.

Se manifiesta en las zonas expuestas al sol, sobre todo en el rostro; se observan manchas cafés o grises, que se van volviendo más oscuras, localizadas en los pómulos, nariz y en la frente. El melasma puede causar muchas molestias emocionales y psicosociales en los pacientes que la padecen; la buena noticia es que hay tratamientos y recomendaciones dadas por el dermatólogo que pueden mejorar la apariencia de estas manchas.

Rosácea

Es una condición de la piel que se caracteriza por una cara roja y sensible.  Hay varios desencadenantes asociados como el consumo de comida picante, el consumo de licor,  el calor, la exposición solar y los momentos de estrés.  En algunas ocasiones se asocia a lesiones inflamatorias que pueden confundirse con el acné.  Aunque puede ser crónica existen tratamientos dermatológicos con los que se puede controlar; es importante que la persona que la padece conozca qué tipo de productos debe usar en su rutina diaria del cuidado de la piel para evitar un empeoramiento.

Prurito

El prurito o picazón de la piel  lleva a un rascado que en muchas ocasiones puede ser incontrolable para el paciente. Puede afectar cualquier zona de la piel incluyendo los genitales y el cuero cabelludo. Sus causas son múltiples. Es de suma importancia que el paciente sea evaluado por el dermatólogo para  así determinar si al examen físico hay  enfermedades dermatológicas que lo estén causando  o por el contrario sean necesarios exámenes de laboratorio para descartar causas orgánicas como enfermedades del riñón, del hígado entre otras.

Urticaria

La urticaria en una reacción en la piel, caracterizada por la aparición de ronchas rojas o rosadas de diferentes formas y tamaños, que rascan de forma intensa, aparecen por algunas horas (menos de 24 horas) y luego desaparecen solas.

Su enfoque diagnóstico y tratamiento debe realizarse por un médico especialista en alergología o dermatología, según el caso pueden o no requerirse exámenes adicionales y se ordenará el tratamiento.

Pitiriasis Alba

Lesiones llamadas comúnmente como “paños”. La pitiriasis alba es una condición muy frecuente de la piel que ocurre principalmente en la infancia y usualmente presenta parches blancos con o sin descamación. Afectan principalmente las zonas expuestas al solo como la cara y los brazos. La causa principal de los “paños” es la resequedad de la piel junto la exposición solar. Generalmente son lesiones reversibles con buenas medidas de humectación y protección del sol.

Verrugas

Aunque hay muchas lesiones en la piel a las que coloquialmente se les llama verrugas; las verrugas realmente son una infección producida por un virus llamado PVH; en los niños es frecuente que afecten las manos y los pies. Al ser una infección viral las lesiones pueden ser muy contagiosas requiriendo por esto un tratamiento oportuno que evite la extensión de las lesiones a otra localización. Una forma de tratarlas es mediante a un procedimiento realizado por el dermatólogo llamado crioterapia.

Molusco Contagioso

El molusco contagioso es una infección viral; como su nombre lo indica es una enfermedad contagiosa que se propaga fácilmente  y es frecuente en la población infantil. Sin tratamiento las lesiones pueden aumentar de tamaño y extenderse. Con un tratamiento dermatológico se pueden  erradicar las lesiones.

Dermatitis atópica

Es una enfermedad de la piel muy frecuente en la infancia. Puede afectar a niños, jóvenes e incluso persistir hasta la adultez. Se caracteriza por episodios de  inflamación de la piel  donde se puede observar descamación y eritema en zonas características. En los niños es frecuente encontrar lesiones en los pliegues antecubitales y poplíteos. Las lesiones puede ser muy pruriginosas es decir generar un “rascado” constante limitando así la calidad de vida para los pacientes y generando gran angustia a sus padres. Medidas como una buena humectación de la piel pueden llevar a un control de la enfermedad. Es importante que los pacientes sean evaluados por un dermatólogo que dé una guía clara sobre el control de factores ambientales que pueden exacerbar la enfermedad  y que enseñe a los padres medidas generales básicas del cuidado de la piel indispensables para el control de esta entidad.

Psoriasis

Es una enfermedad dermatológica frecuente con gran impacto en la calidad de vida de quien la sufre.  Es frecuente encontrar lesiones caracterizadas por una descamación gruesa plateada. Aunque  es usual que los pacientes tengan lesiones en  los codos, rodillas, cuero cabelludo, palmas y plantas; las lesiones pueden estar en cualquier localización incluyendo las uñas  o hasta afectar toda la superficie del cuerpo.

La psoriasis puede asociarse a otras alteraciones como al aumento del colesterol, los triglicéridos y el azúcar;  puede haber también una afectación de las articulaciones,  llamada artritis psoriásica.